La moda Flamenca resurge con fuerza, buscando su lugar entre el trabajo artesanal de las manos de diseñadores que creen en una cultura, que arranca con palmas, olores a azahar, aromas con solera que embriagan ambientes, lugares que acogen ecos..ecos que suenan a alegrías, bulerías y fandangos. Palos que van mas allá del son, taconeos que salpican sobre tablaos, que se ven envestidos por volantes, flores y “Magia de Mariposas”

Y comienza la historia..una historia a distancia, esa que nos hace llegar desde las redes. Visualizas, lees y te llega sin más, la magia realiza su reto. Conseguir que toques la caricia de tejidos refinados, sin tocarlos. Si leéis bien, porque me fué imposible asistir al evento, que desde Jerez se ofrecía con una repercusión que en esta ocasión, he visto como ningún otro año con tanta fuerza. 

Inma Benicio, una mujer cual Romero de Córdoba, pasea la esencia de su Jerez y embrujo cordobéz. Que soy una enamorada de la trayectoria del genio Elio Berhanyer con quien realizó su cátedra, continuando en Sevilla consiguiendo premios y trabajos a nivel teatral.

De toda la información sobre esta colección, que he seguido me baso en poder redactar sobre estos modelos, inspirados en el tema de Vanesa Martín ” Polvo de Mariposa ” y es que no hay nada como sentir tan adentro…

 

Que no me perdí la reproducción de la Televisión local de Jerez, donde como invitada, asistió parte primordial para un traje de flamenca, los complementos de Dora Gonzalez, quien no quiso desvelar su colección  en exclusiva, alegando que era sorpresa guardada para el día del desfile. A que fué así Inma? ves como te he seguido, leído, aunque en ausencia física… por ello te dedico esta entrada en un día muy especial ” Día de Andalucía”.

Querida Inma todo se contagia y la ilusión se transmite, tu cuento porque lo es..ha tenido expectadores, desde la barrera, desde el albero, lectores como yo que observaba los tejidos, con efecto arrugados como el aspecto de la oruga, para convertirse en mariposa. No hay nada como conocer la introducción de un relato para comprender el desarrollo. 

Con tonos dorados, ocres de su principio, llegando al color y a la sutileza de querer volar para que todos expectantes vieran ráfagas de sedas, transparencias y vestidos bicolor. Aderezados con tocados que envolvían el pelo como ramas donde la belleza de las alas pudieran descansar. Por eso algunos de esos tocados daban rienda suelta al tamaño, volar es para volar  bien alto! 

Me quedo con tu inspiración, porque en ella está tu creación. Con eso volantes en la espalda de color ocre, con esa combinación de fucsia y blanco, con ese pantalón de paseo, marcando la silueta de la mujer. Como dicen los entendidos de la guitarrra, no hay ningún instrumento que la identifique mejor. Por eso el traje de andaluz lo acompaña tan bien, interpretando su música. Esa que elegiste para cerrar el carrusel, una que mi padre me cantaba al son con toques de nudillos sobre la mesa. La Tarara si , la tarara no , la Tarara niña la que he visto yo… y es que Lorca entre violines y cuerdas finas cerraba el fin de esta historia que empezó con una frase….

” y justo cuando la oruga pensó que era su final, se transformó en Mariposa”

Gracias al equipo de comunicación,  que me hizo llegar las fotografías realizadas por el fotógrafo Christian Campuzano. 

 
A %d blogueros les gusta esto: